Por todas partes, por donde quiera que mires, la gente está interactuando con su smartphone.
Ha transcurrido una década desde que los teléfonos inteligentes se han vuelto omnipresentes, y ahora tenemos la sensación de ser absorbidos por ese agujero negro cuando al mirar esas aplicaciones específicas, ya sabes cuáles, ha pasado media hora antes de que te des cuenta.
2

Imagina que te diriges a un bar. En lugar de escarbar en tu bolsa o buscar en tu cartera para encontrar y presentar tu identificación, simplemente usas tu dispositivo móvil para escanear un código QR en su kiosco y  demostrar que eres mayor de edad. El cadenero no tiene que preocuparse por  detectar si la identificación es falsa, y puede concentrarse en mantener la seguridad del bar, vigilando el comportamiento agresivo o desordenado.